Gato Galleta

Al gato galleta le gustan…hmmm!! pues…¡¡no se, no se!, ¡ah sí! ¡¡¡¡las galletas!!!!!

Las lleva pegadas por todo el cuerpo, en el sombrero, en la barriga, en la cara…también lleva un chupete pero esto es por otra historia que contaré más adelante. Es ruisueño y verde, muy fan del orden y de los gatos también.

Está preparando un gran festín galletero para mañana que es Nochebuena, con galletas de todos los sabores y colores ¡Qué ricas!. Imprescindible invitación previa, así que no nos podemos colar…¡ snif!

La princesa y el unicornio

La princesa del espejo y el unicornio presumido, se pasan todo el día arreglándose el pelo y mirando su reflejo. Están siempre divinos  por eso no se mueven en todo el día de la misma posición. No les gusta nada el viento ni la lluvia, tampoco el sol, son más de días nublados. Cada uno a lo suyo. Pero en Navidad, hacen una excepción, y se van a la fiesta galletera de su gran amigo el gato galleta. Es un acontecimiento exclusivo ¡que muy pocos pueden disfrutar!

Auuuuuuuuuuh!!!

Aúlla el lobo, lobuno, lobo feroz que fascina y asusta a la vez a los niños y a los que no lo son tanto. El lobo malo que se come a Caperucita, el lobo vegano amiguísimo de las ovejas. El lobo de Félix Rodríguez de la Fuente, ¡Lo que da de sí el lobo!. Así que no iba yo a ser menos y he contribuido a ese gran abanico de lobos,  con Andrés, ¡el lobo de grandes pies! . No se ven porque son tan tan tan grandes, que no me entraban en la camiseta. ¡Vaya pies!

Helada el hada de los copos y…Arcoiris

 

El hada Heladora, es fría y refría, sonríe y se ríe, mucho, ¡Muchísimo! pero si le cuentas un chiste, y no se ríe…¡¡¡paf!!! te lanza un hechizo con su varita de copo de nieve y te deja más tieso que la mojama. Así que andad con cuidado con esta dulce criatura, y pensad muy bien el chiste.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sin embargo, Arcoiris, es todo lo contrario, si el chiste es malo, agita su varita piruleta y sale confeti, pero si el chiste es bueno, ¡salen bombones de chocolate! Ya la conocíamos de antes, en otoño o por ahí, pero ahora que viene el invierno, se ha plantificado un gorro de lana a juego con la bufanda, unas buenas manoplas y  unos zapatos bien abrigados, eso si sus alas siguen tan alegres como siempre, porque para eso es el hada Arcoiris.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Arcoiris con su pirueta con poderes de confeti