La sirena Flora

La Sirena Flora, ya se ha quitado el pijama y se ha puesto su cola favorita de sirena. Se ha peinado y decorado el cabello y anda jugando con los peces y las medusas. Donde la ves tan delicada, ¡tiene una piel de hierro!, no la pican las medusas, ni ningún bicho viviente. Una tía fuerte. Hace pesas con los mejillones y las gambas. Es una adicta al deporte de alta intensidad, eso sí, no a cualquier hora, porque es muy dormilona y no la levantes antes de las 12 que te lanza un rayo congelador y te deja tieso.

El pez Godofredo

¡Buenos y soleados días!

Volvemos de nuevo actualizadas con dibujitos muy veraniegos, porque hay muchas ganas de playita, chiringuito, flotadores y tintos de verano. El pez Godofredo está totalmente de acuerdo. Se ha puesto sus escamas estampadas de verano, muy a la moda oceánica y ya está listo para lucir tipo después de su costoso  régimen primaveral de espuma de algas orgánicas. ¡Le ha quedado un tipo divino! ¡Porque tu lo vales, Godofredo!

Está esperando a su amiga la piña Pelusilla y su prima la sirena Flora que  todavía andan en pijama, sin saber que ponerse, con el ojo pegado y los pelos de la bruja Avería. A la semana que viene nos darán una sorpresa.

Irene la Bailaora

¡BUENOS DÍAS A TOD@S!  Y ¡QUÉ NOS DURE MUCHO ESTE BUEN TIEMPO!

Solete, ¡por fin!. Irene no para de hacer sonar sus castañuelas, toda contenta porque ha dejado de llover. Es muy duro eso de ser una bailaora vallisoletana…hay que tener valor de ponerse en tirantes ¡con 4 grados por la mañanita!, pero por esta tierra somos duras como piedras, y además no se nos olvida la chaquetilla para cuando refresca.

 

 

Hada amarilla

 

El hada amarilla nos recuerda la primavera, las hojas que empiezan a brotar, las flores, el calorcito, las tardes que cada vez se hacen más largas, ¡sinf!, ¡¡¡quiero que llegue la primavera!!!!. y ella también, ¡claro!. Ahora está leyendo libros dentro de una cueva, todavía no le toca currar, está de vacaciones como quien dice, pensando en el Caribe, y en playas con palmeras y sol radiante. Pero no pierde la esperanza porque…ya queda menos…